miércoles, 3 de mayo de 2017

Crónica del D'A 2017 (1)

Y ya van 7. Y el Festival de Cine de Autor de Barcelona, el D'A, sigue trayendo año tras año una programación que es todo un lujo para los habitantes de Barcelona. En Lost Highway Blog no les hemos fallado nunca y en mayor o menor medida siempre hemos hecho cobertura de un festival que nos encanta, al que tenemos mucho cariño. Incluso en estos últimos años de un blog solo abierto a las grandes ocasiones. Hoy vamos a reseñar las primeras películas vistas en esta edición, con alguna que otra joya y un nivel más que aceptable. Ordenadas según mis gustos, como es tradición por estas lares. 

Personal Shopper de Olivier Assayas

El fracés Olivier Assayas lleva años siendo un cineasta interesante. Títulos como Demonlover o Boarding Gate nos mostraron su talento y al tiempo su manera personal y algo críptica de narrar sus historias. Tras grandes películas de narración algo más clásica como Carlos o Viaje a Sils Maria, vuelve a acercarse a los terrenos de la experimentación conceptual de antaño con un estilo, eso sí, mucho más estilizado y hasta podríamos decir, si se me perdona el atrevimiento, que clásico. En Personal Shopper vamos a conocer a Maureen, un mujer joven con un trabajo que no le llena y una pérdida reciente que le atormenta. Sin quererlo, se verá envuelta en una trama que pondrá en peligro su vida. Mezclando drama intimista, thriller y película de terror (y tiene algún momento terrorífico), Personal Shopper es la clase de película magnética y sugerente de la que no puedes apartar la mirada. Más si cabe, con una actriz como Kristen Stewart, que confirma (si había algo por confirmar) en esta película que es una actriz enorme, con variedad de registros, un atractivo especial y que lleva el absoluto peso de la película a sus espaldas. Críptica, quizás más de lo que debiera, Personal Shopper habla de la falta de valores de la sociedad actual que termina llevándonos a una crisis de identidad. Y para hacerlo utiliza el cine de género. Y la mezcla de toda esta fascinación y de sus narrativos recovecos oscuros hacen que uno salga del cine con la necesidad de una rápida revisión. Para cerrar aspectos grises pero sobre todo, para volver a disfrutarla. 

O Ornitologo de Joao Pedro Rodrigues

Conocí a este director portugués justamente en el D'A de hace unos años con la fantástica La última vez que vi Macao. Tenía mucha expectativa por reencontrarlo con esta película ya de título tan suguerente como O Ornitologo. Reivindicada por la crítica y revistas especializadas en varias listas como de lo mejor del 2016, la película de Rodrigues no puede dejar indiferente. Pausada, la cinta se inicia con su protagonista visionando aves desde una pequeña barca en unas zonas tranquilas de un río. Pero una repentina corriente lo arrastra y el hombre cae y pierde el conocimiento. Será rescatado por unas turistas chinas que hacen el camino de Santiago. Pero en dicho rescate empezarán una serie de problemas que arrastrarán a nuestro protagonista a situaciones mucho más peligrosas y delirantes que la de una corriente de agua. Con un estilo entre poético y onírico, O ornitologo mezclará survival con lirismo, cine queer con cine hagiográfico, en una película de aventuras y también a ratos contemplativa que tiene la capacidad de romper con todo y terminar resultando un artilugio de difícil catalogación. Entonces podrá gustar o no. A mí me gustó. Y me divirtió su atrevimiento y su estructura, aunque reconozco que en algún momento se me hizo algo indigesta. 

Lady Macbeth de William Oldroyd

Inauguró el D'A esta película inglesa que ganó el Fipresci en San Sebastián, el primer largo para cine del director de teatro y ópera William Oldroyd a partir e un relato del ruso Nikolái Leskov (y que por tanto nada tiene que ver con Shakespeare). La cinta empieza como un drama de época austero con mujer sometida y termina en las antípodas de dicho punto de partida. No haremos spoilers. Pero el peso de la película recae en la espléndida actriz Florence Pugh que transmite con poco los matices de su registro. Su primera mirada ante el primer sometimiento del marido en realidad ya lleva implícito su próximo movimiento. Con un humor a veces algo hierático pero muy negro, su clasicismo formal contrapuesto a su mirada moderna y su elenco, la película resulta victoriosa pese a algunos momentos, en especial a medio metraje, en que se queda algo estancada y no parece saber muy bien por donde debe continuar. El final y su corta duración, nos ayudan a que termine resultando un visionado agradable. 

Los decentes de Lukas Valenta Rinner

Una mujer bastante anodina, parca en palabras (para mi gusto demasiado) entra a trabajar en una casa adinerada. Debe hacer las labores y cuidar a una señora mayor algo repelente pero en el fondo aburrida y carente de compañía y a su hijo, un deportista de élite con mal carácter y amargado, que continuamente debe estar preparándose físicamente. Hasta aquí todo correcto. Se podría parecer a mil películas. Pero no. Al lado del rico barrio residencial hay una puerta corredera, tras la que se reúne una comunidad nudista. Nuestra protagonista la descubre y tras el rubor inicial, se va dejando querer cada vez más por el grupo, el contrapunto absoluto al mundo real que encuentra tras cruzar la puerta. Con un humor a veces elegante y en muchos casos salvaje, el director no deja títere con cabeza (me podéis creer) y carga contra sus personajes, tan perdidos en sus extremos como una sociedad que se nos antoja enferma. Pero nada de seriedades. La película sobrevive por su humor y queda grabada por una resolución tan opinable como a mí parecer acertada. Desquiciados estamos todos...

20th Century Women de Mike Mills

Tras hacerse un hueco en el circuito indie con Beginners, Mike Mills vuelve a lograr la atención con esta película que busca transmitir la esencia de unas mujeres (y según el título de un siglo, quizás demasiado pretencioso) que viven en la década de los 70 del siglo pasado. La película se ve con agrado, gracias a su buena recreación y a las interpretaciones de sus tres protagonistas, una sobria Annnette Bening, una frágil Greta Gerwig y una sensual (otra vez) Elle Fanning. Las historias de estas mujeres (y de un chico adolescente que nos sirve de nexo entre ellas) posee algunos momentos de intensidad dramática excelentes y algunos instantes en que la película vuela alto. Sin embargo, el guión, muy cuidado, quiere dejar tan claro que está muy bien escrito, que es tierno y trascendente y genial, que a veces suena impostado y le obliga al espectador a salirse de la película y verlo todo desde fuera. Y en esos momentos, solo nos queda Elle Fanning. 

Rester Vertical de Alain Guiraudie

Tras El desconocido del lago, uno estaba algo ansioso por descubrir que nos contaba Guiraudie en su siguiente largometraje ( y así decidir si indagar o no en su filmografía anterior). Pero por desgracia, Rester Vertical está a años luz de aquella maravilla que mezclaba géneros y soledades de forma imponente. Aquí también se pretende mostrar soledades. La de un grupo de personas que viven algo aislados en una zona rural. Mientas se buscan unos a otros más allá del sexo y la religión, el director parece más interesado en mostrarnos sexos en primer plano que en construir una historia coherente sobre las soledades de un grupo de personajes y sus circunstancias que podría haber dado mucho de sí. Pero no. A Guiraudie le interesa marcar paquete (nunca mejor dicho) y su delirio termina por agotarnos. Hay alguna escena potente (ese protagonista durmiendo con la oveja cuyo balido parece el de un bebé o esa escena final con los lobos) pero poco más. Un batiburrillo caprichoso en una historia sin sentido que pudo dar mucho de sí. Una pena. 


1 comentario:

  1. Hola David....x aqui tan solo ha llegado Lady Macbeth....el resto no se si se dignarán aparecer....tomo nota de todos modos...tengo mucho interés en verlas, sobre todo la de Assayas.
    La que si he visto se me queda un poco a medio gas...canónica en exceso al comienzo para luego articular un giro muy cinematográfico pero no se si muy acorde con la época...de todos modos esto es cine y se admite...estoy de acuerdo, su duración y su laconismo juegan a su favor. Un saludo

    ResponderEliminar